Compartir en redes sociales
FaceBook  Twitter  
image

La cara del próximo primer ministro de Italia no aparecerá en los pósteres de la campaña. Es probable que tampoco le oigan en los mítines ni conceda entrevistas. Tras las elecciones del 4 de marzo, los partidos deberán buscar acuerdos de consenso ante la creciente posibilidad de un triple empate y la sombra de una repetición electoral. Y ninguno de los candidatos tragará con el resto. La coalición de centroderecha, que ahora mismo

Artículo original

>