Compartir en redes sociales
FaceBook  Twitter  
image

Desde una perspectiva criminológica se entiende que “cuanto más riesgo ha asumido una víctima aumenta el número de autores potenciales, es decir, hay más probabilidad de que pueda ser cualquiera, de que lo ocurrido se deba a un encuentro fortuito. Y a la inversa: si alguien es atacado a plena luz del día en un lugar concurrido, es más probable que el autor sea de su entorno”. Desde una perspectiva psicológica, se interpreta que

Artículo original

>