Compartir en redes sociales
FaceBook  Twitter  
image

¿Quién no ha recibido un email de un presunto pariente nigeriano que desea urgentemente ingresar en nuestra cuenta corriente una cantidad indecente de dinero? ¿Y quién no se ha sobresaltado al recibir un falso aviso de Dropbox, Netflix o similares en el que nos instan a cambiar la contraseña con urgencia? El scam o fraude en internet es una de las mayores lacras de la red, pero por fortuna, los servicios de correo logran mantener el grueso de los ataques en

Artículo original

>