Compartir en redes sociales
FaceBook  Twitter  
image

Estimados Errados o Herrados por rumiantes rampantes y, al fin estimados, pues sólo ustedes (¿o diré vosotros?) estiman equivocadamente las cifras de su utópica filiación, las papeletas de las urnas que parecían plásticos de comida para llevar o los supuestos solemnes votos que prefirieron depositar en secreto en el pleno a medias del Parlament para sellar el papelón.

Seguir leyendo.

Artículo original

>