Compartir en redes sociales
FaceBook  Twitter  
image

Ella era el símbolo perfecto de la lucha no violenta de los oprimidos. La Dama contra los militares. Encarnaba la victoria de la democracia frente a una dictadura cruel. El hechizo se ha roto. La mujer que, con la palabra y el apoyo de las sanciones impuestas por la comunidad internacional, venció al Ejército no ha impedido a los uniformados llevar a cabo una operación de “limpieza étnica de manual”, según la define Naciones Unidas. Tampoco

Artículo original

>