Compartir en redes sociales
FaceBook  Twitter  
image

Ojo: vemos un paquete de oferta y nos lanzamos a por él. El precio, la apariencia del envoltorio, la traición de nuestras papilas gustativas que saltan al leer el envoltorio… Existen decenas de técnicas mercantiles para que carguemos el carro.

Seguir leyendo.

Artículo original

>