Compartir en redes sociales
FaceBook  Twitter  
image

En Cabo Cañaveral, Florida, esa tierra de nadie que vivió décadas de gloria cuando la humanidad salió de allí hacia la Luna y la NASA todavía fabricaba transbordadores en los que sus astronautas iban y venían al espacio exterior, hoy se fragua, en un anodino entorno playero, el anhelo del más iluminado de los emprendedores de Estados Unidos: Elon Musk y su visión de llevar con SpaceX al ser humano a colonizar Marte.

Seguir leyendo.

Artículo original

>