Compartir en redes sociales
FaceBook  Twitter  
image

Se llama Dominic Thiem, tiene 23 años y un talento descomunal. En su país se le considera el sucesor de Thomas Muster, aquel jugador noventero al que apodaban El Animal por su fuerte carácter. Sin embargo, Thiem poco tiene que ver con él. No es zurdo, es comedido y bastante más estiloso en la pista. Y, a este paso, si los augurios se cumplen puede que un día deje atrás a Muster y él sea la referencia, porque lo tiene todo para llegar muy

Artículo original

>