Compartir en redes sociales
FaceBook  Twitter  
image

Es evidente que China no parece el mejor ejemplo de desarrollo sostenible. Se ha convertido en el país que más contamina y que más recursos naturales consume del mundo, y la conciencia medioambiental todavía se encuentra en la primera infancia. No obstante, sus dirigentes son muy conscientes de los peligros a los que se enfrenta el gigante asiático –el aumento de muertes prematuras y el deterioro de la salud, la escasez del agua, el efecto devastador que

Artículo original

>